martes, 14 de julio de 2015

El Gran Lester


Desde la sabia Eva no nos escribía un chiflado de tan grueso calibre. Sin más preámbulos les presentamos al gran Lester, quien nos ha dejado sin palabras, o mejor dicho, sin una respuesta concisa a tan chispeante correo.


En respuesta a la opinión de Rodrigo Solís
Titulada QUE ALGUIEN PIENSE EN LOS NIÑOS
Publicada el miércoles 8 de julio de 2015



He leído su opinión atentamente, el título sugiere que tenemos olvidados a todos los niños del mundo por no compartir las mismas ideas de los demás. Pero tengo algunas observaciones que me gustaría compartir.

·         De principio a fin es claramente una recriminación contra la religión cristiana católica o evangélica.

·         Para ustedes es un hecho insólito la legalización de esa situación, porque por miles de años han dicho que tienen derecho de hacer lo que ustedes quieran. Sin embargo, se les ha olvidado que el resto del mundo también tiene el mismo derecho pero de decir NO, no me gusta, no estoy de acuerdo, es así que ustedes alegan derechos al mismo tiempo que violentan los derechos de otras personas, como el derecho de decidir ser heterosexual, el derecho de decidir ser fiel a la pareja y sobre todo el derecho de educar a nuestros hijos con nuestras propias ideas. Su euforia no les permite visualizar que la legalización de sus derechos involucra que todos los que no estamos de acuerdo seríamos obligados a negar nuestras ideas, nuestras preferencias y nuestras creencias. Ustedes están felices porque ahora no importaría que no tengamos los mismos gustos, esa misma ley que aprobaron castigará a cualquiera que no acepte cumplirla con pena de multas, cárcel y ¿la muerte?

·         No es una paradoja que las señoras religiosas si presientan lo que va a suceder, la cuestión es que esos niños adoptados no permanecerán para siempre con esa edad, ellos crecerán y desarrollarán su cuerpo, dejarán de ser lindos nenes protegidos por la ley para convertirse en jóvenes que crecieron con la idea equivocada de que esas cosas son normales. Recuerde usted que son adoptados y nacieron de otros padres ¿Qué garantía tiene usted de que una pareja de hombres a los que les gusta ver y tocar genitales masculinos no sentirán atracción sexual hacia un joven que no es su hijo biológico? ¿Qué cree usted que les van a enseñar? Pues que eso es normal y que se lo pueden hacer a otros porque es legal.

·         Usted hace referencia a que las viejitas religiosas hablan de amarse los unos a los otros excepto a ustedes, da a entender que solo ellas y los de túnica pueden leer las letras pequeñitas pero los demás no podemos. Es una apreciación interesante, sobretodo porque no menciona que está escrito en la Biblia y no considera que esas letras tienen el tamaño adecuado para que cualquiera que sepa leer pueda verlas, además existen versiones en Internet como el e-sword, donde se puede cambiar el zoom de la página para ver mejor. En todo caso amarse los unos a los otros no significa que tengamos la obligación de aceptar y practicar todo lo que hacen los demás y que para las viejitas y para mi no es correcto. Tiene un concepto de amor muy superficial, no me imagino lo que siente por tu familia (1Corintios 13). He de suponer que usted no ha leído esas letras pequeñitas, pero sugiero estos textos (Romanos 1:22-32; Efesios 4:19; 2Corintios 6:14; 1Corintios 6:9-10; Efesios 4:17-19). La cuestión es que si usted cursa una clase o carrera de economía, por ejemplo, entonces va a leer y estudiar un texto llamado Principios de economía, y si estudia algo como Derecho ha de estudiar del Código Laboral”¿No es así? Pues esas señoras religiosas (y yo) también basamos nuestras ideas en la Biblia, que es una guía para nuestras creencias. Esas viejitas solo cumplen lo que está escrito en el libro que ellas leen y entienden, porque creen (1Corintios 2:14; Mateo 13:14). Si vamos a tener una creencia, ¿No cree usted que por simple lógica vamos a seguir los preceptos de esa creencia? Así como un libro de Contabilidad Básica le dice a un perito mercantil como debe realizar una operación contable, la Biblia nos dice a los cristianos lo que debemos y no debemos hacer. Y si hay personas que se congregan pero son más paganos que los mundanos entonces no son cristianos.

·         No es terrorífico que las religiosas hablen de algo llamado bestialismo o zoofilia, o algo así, que son relaciones sexuales entre humanos y animales. Esa es una práctica más común de lo que usted quiera creer, especialmente en las zonas rurales. ¿Por qué se ofende? No es nuevo que se aprueben unas cosas que dan paso a la legalización de otras similares, hoy los gays celebran su logro, mañana todos aquellos que practican las otras formas de relación sexual antinatural pedirán su legalización, los que gustan de animales, los necrófilos que gustan de cadáveres y los pedófilos que mueren por los niños, también van a pedir que se quite su actividad como delito.

·         Con todo respeto, no es una ligereza comparar a nadie con el nivel irracional de un animal. En primer lugar no están comparando a sus hijos o hermanos, en segundo lugar todos hemos escuchado a los defensores de esos grupos hablar en programas de televisión, documentales y entrevistas argumentando que esas prácticas son correctas porque existen animales invertebrados o anfibios que modifican su sexo para poder reproducirse, recuerde como lograron multiplicarse los dinosaurios en una película muy famosa, son ellos los que comparan el raciocinio de sus defendidos con el de los animales, y al mismo tiempo justifican que los humanos hagan exactamente lo mismo. Que yo sepa los animales actúan por instinto y no por razonamiento, además el animal no se arrepiente de nada.

        Estoy seguro de que estos no son pensamientos generados en la edad media después de la fiestecita de anoche. Es un punto de vista muy irrespetuoso de su parte, siendo una persona que alega derechos. Son parte del legado que nos dejó Jesucristo a todos los que creemos en él, no se los ha dejado a los que no creen o lo odian por no aceptar sus acciones e ideas (Mateo 10:22; Juan 15:19). Él dejó su palabra para que la leamos, escuchemos y llevemos a la práctica, el que cree ha de seguir sus indicaciones y el que no cree puede seguir con su vida de siempre. Igual va a cumplir sus promesas a los que le siguieron y las amenazas para los que lo rechazaron. ¿Se arriesga a apostar que esas cosas no sucederán?

        En ese legado no solo dice lo malo que no debe hacerse, también dice que Dios no instituyó leyes punitivas contra el malo, sino contra el pecado (1 Juan 3:4), Dios odia al pecado no al pecador, así que aplican para los que provocan, consienten y practican el pecado (Romanos 6:23); el cual se comete por lo que siente, piensa, dice, hace y también por lo que no se hace (Santiago 4:17). Ustedes presentan a un Dios déspota, lleno de odio descontrolado, asesino y sociópata al estilo de un capataz. Esa es una imagen muy común en especial de la gente que no cree, y cuando leen la Biblia solo leen los versos que les justifican sus ideas. Lastimosamente la mala imagen se transmite como un virus y en ocasiones los mismos creyentes se encargan de propagarla porque no leen y porque no creen. Leyendo las escrituras gracias a tu opinión, me he dado cuenta de cuantas veces fue Dios misericordioso con personas y naciones que se arrepintieron de su maldad (Jonás 3; Ezequiel 18:21-32; 1 Corintios 6:11). No tendríamos el derecho de odiar a estos grupos, no se trata de eso sino de que no tenemos obligación de aceptar sus pensamientos cuando ustedes no aceptan los nuestros.

        Analice por favor que la misma nación donde se acaba de legalizar esa costumbre que no es nuestra, es la misma donde se han cometido los actos de racismo que usted mismo menciona; contra los indios americanos, los irlandeses por su pasado inglés, los afrodescendientes, los orientales después de la II guerra mundial, y hoy día contra los hispanos ¿O ya se le olvidó lo que ha dicho un pre-candidato de la presidencia sobre los mexicanos? Y si ellos son los que legalizaron ese hecho insólito ¿Será bueno?

        Usted dice que es una vergüenza esperar 2015 años para descubrir que no caería fuego del cielo, yo digo que en los años que usted tiene de vida no ha descubierto su errory cuanto le resta, no sé. Pero como tampoco de esto ha leído no recuerda lo que le sucedió a Sodoma, Gomorra, Adma, Zeboim y Bela en el tiempo de Lot (Génesis 19; Lucas 17:29). Las ciudades que representan las aberraciones sexuales, idolatría, ocio, vicio, ocultismo, entre otras cosas. Disculpe usted pero ¿Dónde están hoy? ¿Qué sucedió? ¿Qué les pasó a Jericó (Josué 6:20-21) y Tiro (Ezequiel 26)? Y esto es del pasado, escrito está que hoy estamos como en los tiempos de Lot. Su hecho histórico solo confirma la veracidad de la Biblia y si se cumplió que sucederían estas cosas, no será posible que también se cumplan las consecuencias.

        Yo no cruzo dedos porque para eso tengo una creencia, amor no es hacer lo malo que hacen los demás, tampoco es negar mi propia fe ni mis creencias aceptando lo contrario a lo que yo creo, amor no es dejar que me impongan por la fuerza las ideas o costumbres de otra gente que no respeta mis derechos. Usted tiene razón en decir que no hemos venido para ser juzgados sino para ser felices, pero se equivoca si piensa que eso significa vivir en contra de Dios, al contrario. No nacimos para ser juzgados, pero ustedes son los primeros en juzgarnos a nosotros y acusarnos de todo tipo de cosas, además debe considerar que si usted no ha cometido delito no hay razón para ser condenado pero si debe ser juzgado para demostrar su inocencia. Todos los seres humanos que hemos pisado la Tierra seremos juzgados sin excepción, aunque ustedes no lo quieran creer estaremos esperando en la misma fila al tribunal (Apocalipsis 14:7; Mateo 5:22; 7:2; 11:22; 12:36; 25:31-46; Juan 5:30; 9:39; 12:31; Romanos 2:3; 1 Juan 2:1).

        A juicio iremos todos, pero aquellos que se hayan vuelto atrás de su maldad y de sus acciones serán perdonados, la condenación no es para todos es para los que no creyeron y para los que creyendo se perdieron como muchos representantes de ciertas iglesias que están aceptando esas cosas y diciendo que la Biblia está mal traducida o que no aplica en ciertos casos. El perdón es producto del arrepentimiento, pero esta palabra no significa Ooopsme equivoqué” luego me río y sigo haciéndolo, significa que ya no lo voy a seguir haciendo nunca (Proverbios 28:13; Juan 8:10-11; Apocalipsis 2:21). La oportunidad es para todos los que quieran tomarla, pero eso depende de cada quién.

  
Saludos y muchas bendiciones


LESTER