jueves, 25 de junio de 2015

En Venezuela quieren verme la cara


No quiero sonar odioso pero si existiera el Récord de Guinness al escritor no famoso con más publicaciones en periódicos de Hispanoamérica, sin duda, me llevaría el premio gordo.

Mails como este me llegan de vez en cuando.





Como soy un escritor de tercera división, nunca compartiré plana con el ganador del premio Nobel Mario Vargas Llosa, sino con su hijo. Así que cedo a la petición de la editora.



Por mi cabeza pasa responderle que no puedo mandarle una foto porque tuve un accidente automovilístico que me desfiguró el rostro, y ahora voy por la vida con una bolsa de papel estraza en la cabeza para que la gente no vomite al verme.


¿Acaso los venezolanos son personas tan retorcidas que para animarse a leer tienen primero que ver los esperpénticos rostros de los escritores?