miércoles, 18 de junio de 2014

Día 7




No dejan de sorprenderme los especialistas de fútbol al seguir creyendo Mundial tras Mundial que la alineación titular del equipo australiano está conformada por canguros, puercoespines, koalas, wombats, dingos, ornitorrincos y eucaliptos.

En una muestra ejemplar de autosuperación, desde el 2006, Australia renunció a la Confederación de Fútbol de Oceanía para emigrar a la Confederación Asiática de Fútbol, y así evitar jugar contra poderosas selecciones como la de los demonios de Tasmania. Los resultados además de sorprendentes fueron inmediatos.

En Alemania 2006 vencieron 3 a 1 a Japón, perdieron 2 a 0 frente a Brasil y empataron a 2 contra Croacia, calificando segundos de su sector con 4 puntos, para finalizar dignamente la competencia en octavos de final al caer por la mínima diferencia contra Italia, quien resultó ser campeón del mundo. Luego, en Sudáfrica 2010 apenas quedaron fuera de los octavos de final tan sólo por la diferencia de goles, ya que arrancaron siendo vapuleados 4 por 0 contra los alemanes, después empataron a uno frente a la poderosa Ghana y finalizaron dando la campanada de la competencia al marginar de la siguiente ronda a Serbia (que venía de ganarle a los alemanes) al derrotarlos 2 a 1.  

Ahora, pregúntenle a los holandeses qué partido fue más complicado para ellos, frente al campeón del mundo o contra “la selección más débil de Brasil 2014”.



No hay mucho qué decir de España, salvo que si Hugh Jackman y Nicole Kidman hubieran jugado en defensa, Kylie Minogue de falso 9 y NickVujicic en la portería, ahora mismos no serían el peor equipo del Mundial.


  
Guarden la calculadora y saquen las veladoras para la Virgen de Guadalupe, Croacia trae un equipazo, se van a necesitar dos Ochoas bajo los tres palos si queremos rescatar un empate y calificar por sexto Mundial consecutivo a octavos de final.


Disculpen mi fatalismo, ayer les dije que vengo de tiempos oscuros.