lunes, 7 de abril de 2014

Lo logró Bergoglio



Detesto al Papa argentino, en especial cuando se declara a favor de la homosexualidad y otros escabrosos temas que hasta antes de su llegada al poder, eran temas repudiados por el Vaticano. Aborrezco al Papa Francisco porque los Papas deben ser seres perversos y retrogradas que a todo momento estén condenando a las llamas eternas del Infierno a las personas que ejercen sus pasiones y felicidad.

Sin embargo, hoy, debo confesar que el Papa Bergolio me ha conquistado y robado el corazón.