miércoles, 30 de abril de 2014

El verbo más enrevesado del mundo




La RAE puede decir misa, en Campeche el verbo prestar tiene una connotación inversa a la realidad.  

-Este fin no nos podremos emborrachar –dice Isaac cabizabajo.

-Tranquilos, le presté 100 pesos a mis papás para comprar las caguamas –informa Raúl en medio del jubilo de sus amigos.

-¿Quién tiene los cascos de cerveza? –pregunta Luis.


-Yo los tengo –responde Juan levantando los envases de caguamas-, se los presté a Roberto.