jueves, 13 de marzo de 2014

El paladín de las becas


La historia comienza el día de antier con Fiera enviándome un link a mi WhatsApp. Me dice que le han dado un periodicazo a mi amigo Isaac.

Odio leer los artículos culturales, por lo general el 99.9% son aburridísimos (como podrán constatar a continuación los dos o tres valientes que visitan este blog). 

AQUÍ el artículo en la página web. 

Como no me gusta mentirle a Fiera, tuve que leer de principio a fin el artículo porque había un 99.9% de probabilidades de que a los dos minutos empezara un interrogatorio vía WhatsApp sobre qué opinaba al respecto.

Mi opinión fue la siguiente:




Entonces ocurrió esto:


Y esto:



Y esto también:


 Y como esto ya se volvió una necedad, también esto:




¿Mi amigo Isaac es un tramposo? Por supuesto. ¿Deberían quitarle la beca? Desde luego. ¿Ricardo Tatto debería tomar un curso de sarcasmo? Naturalmente. ¿Acaso yo debo tomar un curso de redacción y ortografía? Definitivo, pero antes de hacerlo me gustaría cerrar esta patética pelea de gatas salvajes aclarando 3 puntos.

1. El PECDA y el 99.9% de las becas artísticas que se ofrecen en este país son para muertos de hambre. Mismas becas que yo he obtenido  (y en incontable número de veces me han negado) porque soy un muerto de hambre sin dignidad. Para el gobierno 5 mil pesos mensuales es lo que vale un artista. Es decir, le avienta migajas como a un perro para que se arrastre por ellas porque sabe que los artistas son animales rastreros que harán cualquier indignidad por obtenerlas (ya sea haciendo trampa o mordiéndose entre ellos).

2. El artículo del justiciero Ricardo Tatto cierra diciendo lo siguiente: “es evidente que las autoridades de nuestro terruño están premiando y becando a escritores con base a un único criterio: la total ignorancia”. Lo único evidente aquí es que alguien está siendo categórico (característica muy propia de los periodistas de cultura) al afirmar que el único criterio que las autoridades utilizan para otorgar las becas es la ignorancia y no el talento de los escritores.

3. Alguien parece estar muy celoso al descalificarme como escritor y periodista por el simple hecho de ser modelo de “Letras Caninas”, ganar becas (gracias a andar regalando besos y alcohol) y por publicar con cierta regularidad artículos, cuentos, reportajes, etc., en prestigiosos medios nacionales y extranjeros a cambio de generosos cheques.         


P.D. Tranquilo, Ricardo, nadie te quiere romper la madre. Las mentadas de madre son producto de tu imaginación. Cuando seas un reportero de verdad, vas a aparecer descuartizado por hacer reportajes contra personas poderosas y peligrosas de verdad.