sábado, 11 de enero de 2014

Malditas redes sociales


Cuando estaba en la preparatoria, mamá se las ingeniaba para avergonzarme públicamente de diversas maneras; su preferida era gritarme por los pasillos del colegio:

-¡Hola bebéééééééé!

Ahora que soy un señor de 33 años, ocurre esto:


P.D. Son las 5 p.m. y sigo en la oficina. ¿Quién dijo que trabajar como creativo en una agencia de publicidad era divertido?