domingo, 12 de enero de 2014

Campechanidades


En la década pasada, antes que reventara en todo su esplendor el Facebook y Twitter, los blogs eran el medio de esparcimiento más socorrido por quienes delante de los monitores de computadoras, intentaban disipar de sus cabezas la tentadora idea de arrojarse a La Ría con una piedra atada a los pies, al ver cómo sus sueños se diluían por vivir al servicio de un trabajo y un jefe que aborrecían.

Sin ánimo de pedantería, puedo afirmar que este blog era uno de los más visitados. Tanto, que quien escribe estas líneas, tuvo que salir huyendo de Campeche por las constantes amenazas de muerte que recibió de algunos políticos y/o orgullosos ciudadanos campechanos quienes se sintieron agraviados al ver que en el ciberespacio se “ridiculizaba” a la ciudad más pintoresca del mundo.

Me alegra que la estafeta la haya tomado otro medio, quien hace un par de días nos recordó para qué vinimos a este mundo (hablo en plural, Pildorita no es solo mía), ahora que somos unos treintañeros con sobrepeso y principios de alopecia, refundidos en trabajos que constantemente nos tientan a meternos un balazo en la cabeza.   


P.D. Buenas noticias a todos los seguidores de Campechanidades, en España publicaron una novelaque describe e inmortaliza a un Campeche que la civilización está empeñada en asesinar a punta de franquicias, casinos y centros comerciales.