miércoles, 13 de febrero de 2013

Mala Racha en casa


Durante los poco más de 5 años que viví en Campeche, mi segundo hogar fue la cafetería-restaurante Las Puertas. No en balde, es un escenario recurrente en la novela Mala Racha.




Los dueños, Sofi y José Antonio, son las personas más buenas y nobles de la ciudad, por ello, abusando de su confianza, envíe a su café-restaurante-casa todas las novelas que me compraron en preventa los lectores campechanos, de tal suerte al leer la novela podrán respirar la gran atmosfera que se siente allí, como cuando era yo un joven soñador de cabellos largos.