miércoles, 29 de agosto de 2012

Horror campechano (otro más)



Apenas la semana pasada presentamos un horror que pensábamos sería difícil de superar. Naturalmente estábamos equivocados. Campeche siempre levanta la mano y reclama el trono de lo escalofriante.

Sin más preámbulos, damas y caballeros, con ustedes, un artista que con orgullo nos describe con asombrosa maestría las bellezas naturales e históricas de Calakmul.

¿Alguna vez imaginaron encontrar en una canción la extraña frase “dos montículos adyacentes”?