sábado, 24 de marzo de 2012

Testimonios idiotas



  
  
La Iglesia puede dormir tranquila, en México (y en gran parte del Tercer Mundo) lo que sobran son subhumanos.
  
AQUÍ dimos nuestra opinión respecto a la llegada del señor Ratzinger.