viernes, 24 de febrero de 2012

Educación sexual


Mi primo Lalo afirma que le hubiera gustado nacer en los cinturones de pobreza de la ciudad.

-La gente pobre es más feliz –dice con nostalgia-, viven sumergidos en un mundo de fantasía, solo ellos ven a los aluxes y al chupacabras.

Lalo trabaja en una constructora y todos los fines de semana me pone al corriente de las historias que le cuentan sus albañiles.

-Arqui, mi primo fue al doctor y le dijeron que tiene el virus del VHS Sida –le cuenta un albañil.

-Qué terrible, ¿y no tiene miedo de morirse? –le pregunta angustiado Lalo.

-Qué va morirse mi primo –se ríe el albañil-, una wixada* y sale el bicho.


Naturalmente las historias de mi primo me dejan con los pelos (los pocos que me quedan) de punta. Y no me queda más que agradecer la suerte que tuve de haber esquivado el mundo de fantasía, rodeado de aluxes y chupacabras. Donde no solo existen seres mitológicos.  






*A los lectores que habitan fuera de la Península: wix = orín.