sábado, 21 de enero de 2012

Dividida entre dos hogares


Los que siguen este blog saben que mi chica está completamente loca. Uno de sus síntomas es que el amor que siente por los perros es infinitamente mayor al que siente por los humanos, en consecuencia, el cariño que le procura a la bestia de su mascota es superior al que me ofrece a mí, su pareja. Y no conforme con ello, me humilla públicamente dejándolo bien claro en las redes sociales. 





De a poco ha logrado que me vida se convierta en una puta telenovela





Photoshop cortesía del buen P