lunes, 24 de octubre de 2011

La magia yucateca no conoce la incorrección política (afortunadamente)


Si alguna vez sale a la luz mi primera novela, podrán leer un breve pasaje de mi infancia (o mejor dicho, de la infancia del protagonista) en donde narro un episodio en el que aparece un personaje de la vida real. Se llama el Mago Shadak. Solo que a diferencia del hombre bondadoso y de chistes blancos que era en mi tierna infancia (o en la tierna infancia del protagonista de la novela), degeneró en un mago amante de los chistes políticamente incorrectos. Para muestra, basta dar un clic al video que aparece debajo de este párrafo. Eso sí, les anticipo que encontrarán chiste de homosexuales, de cáncer de senos, de un famoso negro basquetbolistas al que le pegó el sida una negra, de enanos, de campechanos, de mujeres que se dejan penetrar (no se específica por qué agujero) a cambio de bienes materiales.


http://youtu.be/jtB38ylSu68