sábado, 17 de septiembre de 2011

Soy un idiota


Mediante este post hago del dominio público que soy un idiota (algo evidente para ustedes) por no escuchar a mi chica cuando me dijo que Taquito tenía una aguja atorada en la garganta.
Hace unas horas, en la madrugada, Fiera experimentó el horror al darte otro pedazo de carne a su hijo. Taquito lloró y se revolcó como un poseído. Mamá (una heroína) le sacó de la boca esto: